22 febrero 2012

EL RICTUS AMARGO DE UN GESTO PERDIDO....



EL RICTUS AMARGO DE UN GESTO PERDIDO



El rictus amargo de un gesto perdido.

Silueta callada, temblorosa, débil,

de luces y sombras que esconden deseos

que amagan distancias al supremo signo

de amar lo distante, lo que nunca estuvo.



No fue mas que oscuro destino del hombre,

querer lo que sueña cuando está despierto.



Vértigo de alturas que nunca se alcanzan



Las torres calladas no tienen ventanas,

son ciegas al viento que intenta vencerlas



Cubiertas de cruces que inervan creyentes,

se asoman al cielo que ríe la infamia

del orgullo inútil de pasiones torpes

que buscan la magia de burlar la tierra

de olvidar el ansia de la vida breve



Imposible el trazo  de este vago verso,

que atraviesa el alma como el dardo fiero

lleno de la sangre de una herida limpia

que busca las almas, allá en la otra orilla.



Beber la locura del que nada entiende.

Perderse a lo lejos en un mar profundo.

Subir hasta el cielo, salir de su azul.

Sumirse en lo negro cegado de estrellas.

Palpar con las manos el frío Universo.

Saber que eso existe a pesar  de muchos



La vida no acaba después de este lado

Hay una esperanza de encontrarnos todos.

Que quizás mañana viajemos muy lejos

al puerto lejano de un planeta verde,

donde están los otroslos que tanto amamos



Escrito por   - azpeitia -



9 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Me quedo con tu final. Ojalá sea cierto y todos volvamos a encontrarnos.
Preciosas letras
Abrazos

AMALTEA dijo...

Muy hermoso poema, con ese tono existencial que no pierde el optimismo.

Saludos

enletrasarte(Omar) dijo...

un poema buscador de almas
saludos

enletrasarte(Omar) dijo...

un poema buscador de almas
saludos

мαyяoрolis dijo...

"La vida no acaba después de este lado…" mil veces wow!

Hermosas líneas...

Nos estamos leyendo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

qué delicia leerte después de tanto tiempo

Narci dijo...

Que así sea, sería esa la única manera en que el paso por este mundo tuviera sentido alguno.

Besos

Narci dijo...

Así sea, quizá de esta manera cobraría sentido nuestro absurdo paso por este mundo.

Besos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Me encanta ese juego ambivalente entre la desesperanza, y la recuperación del sueño de un mejor destino para la especie humana. Un abrazo. carlos